on viernes, 9 de abril de 2010 | 1 comentarios

Rosa e Chicho, cando perderon a súa terceira filla, María Celeste, aparecida morta no seu berce na segunda semana de vida, decidiron instalarse en Ferreira. Alí levantaron unha casa de dúas plantas, coa cociña grande daqueles tempos, pegada á corte, e dous cuartos máis para acubillar á xente miúda, ademais dun faiado fermoso onde gardaren mazas e millo e soños dos que escorregan polas fendas de madeira. Despois, Chicho tiraría coa corte e construiría a taberna, onde cada noite apertaba o fol da súa gaita grileira, e onde tamén Rosa acrecentaba, contra vento e marea, as súas industrias de vendedora de pezas do enxoval. A vida ía manando paseniño, coa correspondente ración de dores e alegrías, como mudaba a casa dos Lucarios. 
     Probablemente este libro se lleve el premio a la lectura mas rápida que he hecho nunca. Hubo una época, en la que leía los libros de los que iba a tener un examen en casa, el año pasado y el anterior cambié esa costumbre por la de leer el libro en clase la mañana del examen, y este curso estoy en una posición intermedia.

     A casa dos Lucarios es un libro que cuando me levante esta mañana no tenia intención de leer, pero al acabar el primer recreo me lo dejaron, así que tenía dos opciones: intentar leer el libro en clase de informática o pasarme la clase sin hacer nada, obviamente opté por la primera opción y para mi sorpresa me dió tiempo a leerlo, usando también parte del recreo.

Search this blog